La-isla-mínima3

‘La isla mínima’, cartografiando el thriller español

Alberto Rodríguez es una de las mejores cosas que le ha pasado al cine español de los últimos tiempos. No lo digo por la calidad de sus películas (en mi opinión, fuera de toda duda) o por los notables resultados comerciales que obtiene. Más allá de todo eso, Rodríguez encarna a la perfección un modelo de hacer cine que, afortunadamente, cada vez tiene más presencia en este nuestro país. Me explico un poco más extensamente: el cine español (y aquí voy a hablar del período democrático español), como buen cine europeo, tradicionalmente se ha construido (más…)

GoneGirl

‘Perdida’, desórdenes climáticos

Y alguien pensará que a qué viene semejante chorrada de titular para hablar de Perdida, la última película de David Fincher. A ese alguien le respondo que hace referencia (en un juego de palabras todo lo discutible que se quiera) al, en mi opinión, gran problema del filme: lo extrañamente situado que está el clímax. Un ubicación (a mitad de metraje) que fractura a nivel narrativo y de tono una película que, si bien no se acerca ni de broma a lo mejor de Fincher, podría haber tenido un hueco digno. Pero amigos, la palabra DECEPCIÓN pugna con salir con todas (más…)

Guardianes

‘Guardianes de la Galaxia’, let me entertain you

Sucede una cosa con Guardianes de la Galaxia: que Marvel, acudiendo a unos personajes completamente alejados del canon del cómic de superhéroes, lo ha petado. ¿En qué sentido? En el mejor en este tipo de casos: estamos ante una película divertida, amena, que combina todos los elementos lúdicos del blockbuster film con verdadera maestría. Se nota que Marvel ha ido depurando sus procedimientos a la hora de hacer películas. Todas sus producciones tienen un signo distintivo, una marca, un concepto, que las define y las articula. Por supuesto, Iron Man, el Capitán América, Thor, Hulk, Los Vengadores, (más…)

Boyhood-640x300

‘Boyhood’, a (meta)jugar con el espacio y el tiempo

Regresando por la puerta grande. Eso es lo que vamos a hacer desde aquí gracias a Boyhood. Y a nuestro modo, que es lo mismo que decir: nos la suda la actualidad (esta película se estrenó hace un tiempecito ya) y optando, más que nunca, por hacer una crítica de cine tan guay y tan personal que, probablemente, no la lea absolutamente nadie. En fin, vayamos al lío. Y el lío, en este caso, es una peli de tres horazas que juega en un montón de niveles tanto textuales como contextuales. ¿Le sale bien? No. Le sale de cojones. Queridos amigos, si Boyhood no es una de las películas del año (¿de la década?) (más…)